Devastadores incendios en California dejan al menos 17 muertos

Fecha: octubre 11, 2017 9:43 am Publicado por:

By m.henriquez

Foto: Infobae

(11 de octubre de 2017. El Venezolano).- Datos facilitados por el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado, reportan que los devastadores incendios que desde el domingo avanzan en el norte de California han dejado al menos 17 muertos y han arrasado más de 46.500 hectáreas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó la declaración de desastre en California por estos fuegos, lo que facilitará la intervención de ayuda y el envío de recursos federales para sofocar los incendios después de que este lunes el gobernador, Jerry Brown, firmara el estado de emergencia en las áreas afectadas, reseñó Infobae.

Las 17 víctimas mortales por los incendios en California que se han confirmado hasta ahora se registraron en los condados de Sonoma (11), Mendocino (3), Napa (2) y Yuba (1), según datos oficiales.

Entre tanto, las autoridades explicaron que al menos 1.500 edificios, entre viviendas y comercios, fueron destruidos por las llamas de 17 incendios diferentes que se han extendido por nueve condados del norte del estado.

La oficina del aguacil del condado de Sonoma, una de las zonas más afectadas por el fuego, afirmó que habían recibido informes de alrededor de 200 personas desaparecidas, de las cuales 45 han sido ya localizadas.

Lea también: Incendios en el norte de California han dejado varios fallecidos y zonas destruidas

Mediante un comunicado indicaron “estamos seguros de que muchas de estas personas serán encontradas a salvo y reunidas con sus seres queridos, pero desafortunadamente estamos preparados para más víctimas”.

Los cuerpos de emergencia aseguraron que los potentes vientos que ayudaron a que el fuego se propagara han perdido fuerza, lo que unido a la bajada de las temperaturas contribuyó a que los bomberos progresaran en sus labores para controlar los incendios durante la pasada noche.

No obstante, las autoridades admitieron que las condiciones de sequía y viento continúan siendo un motivo de preocupación para contener las llamas.